AAR: “No se puede tolerar el aborto y la violación de los derechos humanos”

Una segunda semana de los equipos “Cuarto poder” en las campsinas del distrito de Chadín, en la región Cajamarca, Augusto Álvarez Rodrich alegó que un sector de la izquierda se niega a aceptar el delito cometido por los ronderos.

Ante ello, consta las declaraciones “desatinadas” del primer ministro, Aníbal Torres, el pasado 4 de julio. La extinción de la caricatura de Justicia precisó que los campamentos fueran reconstruidos por Circunscripción. Además, expresó su duda sobre la retención de Eduardo Quispe y Elmer Valdivieso. “No sé si es secuestro, pero se debe investigar qué cosa es exactamente y se debe investigar con objetividad”, dijo desde el consejo de ministro descentralizado en Cajamarca.

No obstante, el ministro del Interior, mariano gonzález, tiene una opinión bastante distinta a la de Torres Vasquez. El reemplazo de Dimitri Senmache aseguró que, para él, las acciones contra Quispe y Valdivieso computan el delito de secuestro.

“Como lo expresó, es el Ministerio Público quien tendrá que calificar y tipificar no solamente uno; sino probablemente varios delitos. Sí es un atentado contra las libertades en general, pero, principalmente, en contra de la libertad de los periodistas”, dijo el integrante del gabinete para El Comercio.

Sin embargo, estos hechos violentos no son aislados. TAA presentó un material audiovisual donde se observa cómo una ronda campesina, en La Libertad, “castiga” a un grupo de mujeres acusadas de brujería.

De acuerdo al informe del Ministerio Publico, fueron siete mujeres y un hombre quienes fueron liberados tras permanecer 10 días secuestrados por los ronderos del distrito de Chilia.

“Cuando recibe un aval político del presidente Pedro Castillo, por parte del primer ministro, que es un coche bomba, ocurren estas cosas. Esto es abuso del poder, de abuso de capacidad para tomar decisiones que no están bien y no pueden ser justificadas”, increpó.

Otro funcionario que mantiene la postura de anibal torres es el Ministro de Cultura, Alejandro Salas. “No podemos criminalizar o estigmatizar fácilmente a rondas campesinas que son parte de nuestros pueblos indígenas u originarios de esos 6 millones de peruanos”, dijo.

AAR es más popular con la premisa. Sin embargo, alegó que “no se puede tolerar que hagan lo que se les dé la gana con la gente (…) Esto los está llevando a avalar desdes y maltratos por parte de las rondas campesinas hasta presidentes que dieron impresiones de discapacidad . Los directores son más importantes. No podemos tolerar el aborto y la violación de los derechos humanos”.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *