Cuida tus erecciones: conoce qué hábitos debes seguir para mejorar tu salud sexual

Según el Instituto de Urología y Medicina Sexual, una de cada cinco personas con pene sufre disfunción eréctil, la cual está relacionada con la incapacidad (permanente o recurrente) de conseguir o mantener una erección adecuada hasta el final de la actividad sexual. Aunque es un problema patológico, no siempre se presenta por ese motivo, ya que hay que tener en cuenta otras causas como la edad o la mala salud física.

La sexóloga Eirelyn Gómez Arcia, creadora del portal @sexologaeirelyn, señala que muchas veces las personas confunden un pene, que se vuelve obsoleto, falta de erección y disfunción eréctil. “El porcentaje de personas que acuden a mí con este problema es solo del 20%, porque es muy diferente a la disfunción eréctil que a la disfunción eréctil. Y a algunos les han diagnosticado disfunción porque perdieron la erección en una relación de gemelos y no es así. La construcción se puede perder, pero se recupera”, dijo.

Factores relacionados con la construcción

Enfermedades cardiovasculares

La sexóloga Eirelyn informó a La republica que existen causas orgánicas que pueden generar dificultades de erección como problemas vasculares, relacionados con el riego sanguíneo, o enfermedades como la hipertensión y la diabetes. “Por eso, si un hombre acude a la consulta por problemas de erección, se le pide una historia clínica, incluyendo antecedentes familiares”, dice la especialista.

drogas

Algunos medicamentos para tratar el estrés, entre otros fármacos de uso común, pueden interferir con la erección. Esto suele ocurrir con algunos psicofármacos, que por un lado mejoran la ansiedad, pero tienen un efecto menos positivo sobre la respuesta sexual.

Cigarrillos, drogas y alcohol

El alcohol, el tabaco y las drogas, respectivamente, son las principales causas de disfunción eréctil en adolescentes (de 18 a 35 años), según un estudio del Boston Medical Group. “El alcohol enlentece y distorsiona la percepción y respuesta de nuestros sentidos como los reflejos, la vista, el oído o la respuesta sexual, ya que describe el funcionamiento del sistema nervioso central”, explica el estudio.

Salud mental

Para los problemas de relación, las emociones negativas como la tristeza, la depresión, la ansiedad, las presiones de la relación, las demandas y las relaciones sexuales pueden afectar.

Aliados para construir

De igual forma, la especialista Eirelyn Gómez recomienda cuidar la salud física y mental para poder brindar las mejores condiciones al cuerpo para una buena erección.

Buena dieta: proporcionar una dieta equilibrada de frutas, verduras, legumbres, frutos secos, fuente de óxido nítrico que juega un papel fundamental en el proceso de erección.
Aptitud física: La actividad física también libera óxido nítrico y antioxidantes que harán las delicias de tu aventurero.
Combatir el estrés: Incorporar conductas de reducción del estrés mejorará tu salud física, mental y sexual. Lo más recomendable es realizar actividad física diaria e incorporar técnicas de respiración consciente.
Chequeo médico: Si sufre pérdida de erección, lo primero que debe hacer es buscar ayuda profesional y no automedicarse.
Saliente: El consumo de esta sustancia puede dañar significativamente la erección

¿Qué hacer cuando mi pareja está abajo para la construcción?

Comprensión, ayuda profesional, no juzgar, no presionar y trabajar en equipo son las claves para saber cómo actuar si tu pareja pasa por este problema. “Lo primero que hay que hacer es entender que las mujeres empiezan a decirles a sus parejas que no son suficientes para ellas o que ya no les gustan. Empiezan a poner más carga a la pareja y no es así”, dijo Gómez.

Por otro lado, la experta sugiere que es importante buscar terapia en sexología junto con la pareja para que aprendan ejercicios que ayuden a la erección. Del mismo modo, recordó que solo es necesario enfocarse en las relaciones sexuales durante las relaciones sexuales. “Hay que recordar que el sexo es más que penetración y que se puede sentir placer a través de otras prácticas sexuales”, concluyó la especialista.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *