Cusco administrará S/. 1,021 millones de presupuesto inicial el 2020

La ingeniera Sara Olivares, del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), informó que las regiones de Cusco, Puno y Junín registraron índices de radiación ultravioleta extremos.

“En localidades ubicadas a mayor altura, la radiación es más fuerte. Por ejemplo, en Puno está llegando a 16, que es un valor extremo. En Cusco, tenemos un valor de 15. En Junín, el valor también es extremo, de 15”, dijo.

En tanto, la especialista informó que Lima registró un índice de radiación ultravioleta de 13, que es considerado muy alto y hasta peligroso. Al respecto, Olivares recomendó a la población tomar precauciones.

“Lo que estamos comunicando a la población es que hay que protegerse la piel, hay usar bloqueadores, sombrillas o algún sombrero. Para la vista, usar lentes oscuros, lentes de sol”, comentó.

La ingeniera estimó que los valores de radiación ultravioleta pueden aumentar a medida que avanza el verano. “Como todos sabemos, cada vez que vamos avanzando un poco más en el verano, los cielos son mayormente despejados y ahí la radiación que va a llegar a la tierra va a ser mayor”, sentenció.

El día más caluroso

Por otro lado, Sara Olivares aseguró que ayer se registraron temperaturas entre 28.5 (Callao) y 30 grados Celsius (La Molina) en la capital, con lo que se podría considerar este como el día más caluroso en lo que va del verano.

Cusco, Puno y Junín presentan índices de radiación extremos

La municipalidad distrital de Wanchaq, en Cusco, entregará hoy a la comunidad diez modernas camionetas implementadas con sistemas de comunicación y Sistema de Posicionamiento Global (GPS) adquiridas para reforzar la seguridad ciudadana.

El alcalde Clodomiro Caparó Jara señaló que se destinó una inversión de un millón de nuevos soles y que el objetivo es garantizar el bienestar de los vecinos y visitantes que llegan a Wanchaq, situado entre los distritos de San Sebastián y Santiago.

Precisó que algunas zonas vulnerables son la Vía Expresa, las avenidas Costanera, Los Incas, Pachacútec, Velasco Astete y Túpac Amaru (donde recientemente fue construido un by-pass) y el jirón Unión.

Dijo que paralelamente se contratará a más personal de serenazgo que, junto a efectivos de la comisaría de Wachaq, podrá intervenir a indocumentados, personas en flagrante delito y garantizar el orden en el distrito.

Caparó Jara también anunció la adquisición de unas 30 videocámaras de vigilancia y seis motocicletas; antes de culminar este año se comprarán 10 camionetas más.”Al comienzo de esta gestión me comprometí con la seguridad en vista de que hace 20 años no se adquirió ni una sola unidad y solo se contaba con cinco autos que fueron donados, ahora ya contamos con estas camionetas que circularán por todo Wanchaq”, dijo.

Sobre el proyecto de seguridad ciudadana interdistrital del alcalde de Cusco, Luis Flórez García, quien propuso la instalación de 300 videocámaras en los siete distritos, lo consideró “oportuno y dijo estar dispuesto a aunar esfuerzos para erradicar la delincuencia.

Fortalecerán seguridad en distrito cusqueño de Wanchaq con 10 camionetas con GPS

Lo primero que se piensa es si algo así es posible, viable y, sobre todo, sostenible. Hace siete años, un ingeniero de sistemas de la India llegó al Perú con la sola intención de visitar esa ciudad milenaria de la que había escuchado hablar tanto tiempo. Había renunciado ya a un importante puesto en una de las más grandes multinacionales, impulsado por la necesidad de buscar un sentido más propio a su vida.

Sea por intuición o por destino, Samir Sharma, llegó al Cusco y se enamoró. Este amor, como son los verdaderos y trascendentales, lo hizo apreciar la ciudad, su gente, su historia, sus costumbres, su energía. Pero también lo llevó más allá de la postal turística. A pocos minutos de la ciudad, otro rostro de Cusco se presentó ante él. Uno con la cara sucia, los pies desnudos, el cabello desordenado, pero la mirada limpia y vivaz como los ríos que surcan la cordillera.

Entonces supo que aquí había algo por hacer. Al año siguiente sus padres acordaron su matrimonio (costumbre típica de su cultura) y Samir no tuvo mejor idea que mudarse junto a su esposa Navita, a las cumbres del reino de los Incas. Para el 2007, ya con su primera hija en brazos, decidieron abrir un restaurante de comida india llamado Maikhana, el cual se ubica a media cuadra de la Plaza de Armas. A pesar de su ubicación, la comida aquí se sirve como buffet, a un precio cómodo para el estándar de la ciudad y con opciones tanto para vegetarianos como para los que no lo son.

ORIGEN ESPIRITUAL

En la filosofía oriental existe un concepto llamado Karma o Ley de Retribución, según el cual, las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, asumiendo las consecuencias derivadas del mismo. El éxito que tuvo el restaurante, animó a Samir a retribuir esta bondad, llevando comida a quienes más lo necesitan. Fue aquí que, finalmente, encontró ese sentido de existencia que tanto buscaba. Ver sonreír a un grupo de niños, mientras devoraban con fruición sus porciones de comida, fue la imagen que lo llevó hacia un nuevo proyecto.

Esta vez, ya no solo regalaría comida en pueblos alejados, una o dos veces al año. La comida sería gratis todos los días del calendario. Para ello echó mano de las ganancias generadas por su restaurante, alquiló un local a tres cuadras de la Plaza de Armas y dio vida a lo que desde hace más de un mes, es el primer restaurante gratuito del país.

OM, mantra usado por las religiones de Oriente para invocar la unión entre el mundo físico y el espiritual, es el nombre que lleva este proyecto gastronómico que funciona en base a un sistema de trabajo compartido, en el cual se retribuye el consumo de los alimentos, con donaciones monetarias o mano de obra en la cocina. Los platos que se ofrecen priorizan una base alimenticia constitutiva, es decir, comida que nutra y no solo que encandile nuestro paladar.

La creciente afluencia de público y de personas interesadas en apoyar el proyecto, hizo que Samir estableciera un programa de distribución de comida gratuita dos días por semana, en distintos poblados del interior de Cusco. Su preocupación es la alimentación de los niños, quienes sufren con más gravedad las consecuencias de la pobreza. La moneda que se recibe a cambio es la satisfacción o como me dijo Haylee McGlashan, una turista australiana que llegó por unos días y decidió quedarse un año para apoyar este proyecto: “Esta no es una organización grande ni fundada por alguien importante, son solo dos personas que quieren ayudar y dar una contribución al mundo”. Todos son bienvenidos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *