Denuncian posible construcción de un hotel en zona rígida del Complejo arquitectónico de Moray

Es la Comisión de Juristas Anticorrupción del Cusco, la que pone en alerta una vez mas, acerca del avance de una cimentación de por lo menos unos 450 o 500 metros de alguna infraestructura, que según indican los pobladores de la zona, se trataría de un hotel de capitales chilenos.

Según las investigaciones e hipótesis, Moray, para los incas habría sido un centro de investigación agrícola, pero hoy en día, justamente en la parte superior de este gran complejo, apareció sospechosamente los avances de una evidente construcción de un supuesto hotel en el lugar.

Moray se encuentra ubicado a pocas horas de la ciudad del Cusco y está situado en la localidad de Maras, que pertenece a la provincia de Urubamba.

La Comisión de Juristas Anticorrupción del Cusco, se apersonó hasta el lugar, constatando que efectivamente se trataba de los avances de la cimentación e incluso alrededor de 2 mil a 3 mil metros cuadrados de tierra que removieron, seguramente para realizar adobes, señaló el presidente de la comisión de Patrimonio de este grupo anticorrupción, Heraclio Cereceda.

La misma comisión no descartó que las piedras de este gran complejo hayan sufrido de anastilosis.

Hoy 15 de marzo se celebra el día mundial del consumidor, día que conmemora el discurso que John F. Kennedy pronunciara en 1962 marcando un hito en la defensa de los ciudadanos, sometidos hasta ese entonces a la voluntad de los proveedores y prestadores de servicios.

En el Perú, una vez más (tal y como sucedió con el Código de Protección y Defensa del Consumidor), este tema se ve opacado por la propaganda electoral, los paneles publicitarios y los grandes discursos. Nuestros candidatos presidenciales han obviado completamente al consumidor en sus agendas, no entendiendo que en esa categoría estamos todos.

En este día la Asociación Andina de Defensa de Consumidores y Usuarios – AADECC, invoca a la sociedad civil a tomar conciencia sobre la importancia de estar informado para saber cómo actuar frente algún abuso o vulneración en el mercado. Ya basta de aceptar pasivamente que nos apliquen tarifas que no nos corresponden, que nos cobren por servicios que no contratamos, que nos mientan a través de la publicidad, que se concerten precios en la compra de libros y útiles escolares, que se pretenda incrementarnos el precio de los pasajes cuando el servicio de transporte urbano sigue siendo pésimo, etc.

Es hora de forjar en nosotros “el hábito del reclamo”, es hora de entender que exigir no es malo, que la calidad y el precio justo en los servicios y productos son un derecho, es hora de hacerle frente al abuso.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *