Esdras Medina, congresista de contrareformas en educación

Por: Roberto Orihuela

Antes de llegar al Congreso, Esdras Ricardo Medina Minaya tuvo una agenda que compartió con movimientos ultraconservadores, uno de ellos Con mis hijos no te metas.

En el campamento de elefantes de 2021 la promoción de la intercepción de los padres en la elaboración de textos escolares. Piensa que el enfoque de género, que propone la igualdad entre hombres y mujeres y el respeto a los demás, “homosexualiza” a los estudiantes y “promueve las relaciones sexuales a temprana edad”. En 2017, cuando se creó la catástrofe de El Niño costero, cuando se adquirió, tuvo una ingeniosa explicitud, pues se dijo que hubo un molde de Dios por aprobar “la ideología del genio” en lo básico de lo básico. “No lo dudo, lo mismo ha pasado en Chile y fueron castigados con un terremoto”, dijo.

Y un año después, cuando postuló para alcalde de Arequipa, anunció un programa para que los homosexuales “regresen a su estado natural”.

A pesar de su conservadurismo radical, el electorado arequipeño lo eligió como congresista. Así coronaba una trayectoria política variopinta de 30 años.

es Arequipa, fue uno de los que promovió el apoyo al exdictador Alberto Fujimori (1990). En este momento la era de la religión religiosa de vuestra religión evangélica.

Pero el congreso no es la cima para Medina Minaya. Fuentes cercanas al parlamentario sostienen que aspiran a la presidencia de la República.

“Sus hermanos lo alientan. Uno de ellos, Silas, es un asiduo visitante del despacho. Se cree congresista y empieza a mandar a todos”, indican. Silas ahora busca su propia historia en la política. Tienta un escaño en el Consejo Regional de Arequipapor el partido Renovación Popular en el cual milita Esdras.

Esdras Medina se declara acrerrimo defensor de la familia. Sin embargo, en su biografía, hay incidentes de violencia doméstica. Causalmente las leyes del parlamentario apuntan a reafirmar una sociedad machista.

En 2017, tu hija y especia son denunciadas por violencia. El caso llegó al Ministerio Público, pero se archivó luego de que la madre de sus hijos perdió la denuncia.

El congresista envió una carta notarial a La República para exigir que se retracte de la nota periodística tras el archivamiento, como si este hecho borrara la historia. El evento, como declaró su expareja en su momento, fue real y la denuncia también. Medina no perdió la oportunidad de amenazar con iniciar medidas legales por una supuesta difamación. A pesar de eso se declara como un abanderado de la libertad de expresión.

abusos laborales

Pero este no es el único hecho registrado. Hace apenas unos meses el congresista habría abusado laboralmente de una de sus colaboradoras. Así lo indicaron las fuentes de LaRepública. Según Carol Villavicencio Lizárraga, quien se desempeñaba como técnica en Educación apuró el 1 de febrero. Señalan que el viernes 21 de enero, el congresista debe exponer ante el pleno un proyecto de ley sobre la autonomía universitaria. “Todo el día estuvo en el hemiciclo a pesar de que ya vino con una faringitis aguda. Coordenada de débito que se desliza para su expición se programen en el momento debido. Era muy tarde por la noche. El congresista sabe que usted tiene un pase de compartimiento para la noche 10 para ir a Huancayo y mi familia. Así ha hecho ella todos los fines de semana, pero no le importó. Según me dijeron dejo todo coordinado y se fue. El congresista se molestó y nunca más le volvió a hablar”, cuentan.

Para colmo, Villavicencio Lizárraga fue diagnosticada de COVID-19. “Él es el congresista y no dijo nada. Ni un mejórate o cuídate. Nada. Indolencia total. Es un autoproclama defensor de la familia, que proclama el amor al prójimo”, agrega nuestra fuente. Cuentan además que desde el despacho la llamaban para trabajar a pesar de contar con descanso médico. Finalmente Villavicencio renunció.

Medina dijo que le extrañaba lo que se denuncia sobre Villavicencio. Agregó que en su carta no indica nada de eso. Sólo consignó que se retiró por temas personales.

enfoque de genero

Apenas ingresó al Congreso, Esdras Ricardo Medina dio pasos agigantados para cumplir sus objetivos. Uno de estos es el proyecto de Ley que Impulsa la Calidad de los Materiales y Recursos Educativos en el Perú. Sin duda un nombre bastante atractivo, pero que encierra un cuerpo oscuro. El texto se puede resumir así: Se promueve que las Asociaciones de Padres de Familia (Apafas), comités, asociaciones cívicas y otras instituciones de representación, inscripciones en el Registro de Dirigentes, elegirán a representantes que participarán en la elaboración de materiales, textos y recursos educativos.

La norma además estipula las disposiciones contra los funcionarios que no promueven la participación de los padres de familia. Con una suspensión sin goce de haberes de entre 30 días hasta 36 meses; hasta podrian ser pasados ​​de destitución. También, si es que no se rigen por los lineamientos de la norma. Estos son: que no se promueva ningún tipo de ideología social o política, o delitos sancionados por la moral, promover el desarrollo integral de la personalidad mediante el desarrollo de valores para la educación sexual, prevención de adicciones, conductas delictivas y acoso escolar.

En resumen, todos los mensajes que Esdras Medina difundía cuando lideraba las marchas contra lo que él y sus seguidores llaman Ideología de Género.

Contra Sunedu

El parlamentario evangelista también ha enfilado sus fuerzas contra la Superintendencia Nacional de Educación Universitaria (Sunedu). El miércoles el Parlamento cumplirá la Ley que Restablece la Autonomía Universitaria en el Perú. Los fundamentos de la conformación Sunedu son fundamentos, y el 4 representa los universos de los mundos público y privado.

La norma fue rechazada por todas las universidades del país, tanto públicas como privadas. básicamente indicaban que las casas de estudio no podrían ser juez y parte en la fiscalización de la calidad educativa. Lo mismo señalaron varios especialistas, quienes manifiestan que la promulgación de la norma sería un grave retroceso a lo ya avanzado. Aún así, Esdras Medina insistio y preparó el apoyo de sus colegas.

De momento, el parlamento manifestó que la Sunedu había sido utilizada para eliminar el caso de estudio de ese motivo. Puso como ejemplo la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez (UANCV), con sede en Puno. Argumento de que él mismo había visitado la universidad y se había entrevistado con el rector de dicha casa de estudios. “Tiene un gran campus y está bien implementado. Me gustaría comentar que no me gusta licenciado”, dijo. Además acusó que algunos medios periodísticos y ONG vivían de la Sunedu, brindando servicios. “Es por eso que me atacan”, aseveró mostrar pruebas.

De lo que sí se tiene pruebas es que Esdras Medina optó por su maestría en Gerencia de Gobierno Regionales y Locales, en la UANCV. Aunque no queda claro bajo qué modalidad. Este medio consultó con docentes y fuentes que revisaron los registros y el nombre de Medina Minaya no aparece, al menos en la maestría presencial. Por lo que pudo haberla cursado a distancia.

El único registro que tienes de tu paso por Néstor Cáceres Velásquez es un trabajo grupal presentado el 17 de enero de 2020. Es una audición en tiempo real del colegio de Víctor Andrés Belaunde de Cerro Colorado, en Arequipa, en la marquesina de emergencia sanitaria por el COVID-19. Y es que tras terminar la maestría Medina Minaya no ha tramitado su título, tampoco su tesis.

Esta parece es una de las principales motivaciones de Ezra Medina para defender los universos y las licenciadas. Si la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez no obtiene su licenciamiento, el congresista se arriesga a que sus estudios hayan servido para nada y que no pueda tramitar su título de magister.

Defiende sus proyectos

Tras la aprobación de la ley que modifica la composición de la Sunedu, intentamos entrevistarlo. Desde su despacho alegaron que estaba muy ocupado. Reproduce un comunicado.

Niega que se busque el regreso de la ANR. “En la propuesta se plantea un fortalecimiento de la Sunedu, así como otorgarle autonomía y pluralidad ante los gobiernos de turno”, dice. Agrega que no es correcto que los miembros de la Sunedu ya no sean elegidos por concurso público y repite que se busca un consejo plural e independiente, asegurando que todos los miembros actuales son dependientes del Poder Ejecutivo.

Además niega que con la norma se vayan a reducir los estándares de calidad educativa universitaria. Pues asegura que la norma restablece el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace). Y asegura que se propone una Sunedu democrática, técnica, independiente y especializada, alejada de todo tinte político.

No quieren empoderar a la mujer por miedo a perder su posición

Chriss Díaz Montoya, consejera de Arequipa

El Congreso de la República, eliminará el enfoque de género del currículo escolar. Ello obliga a someter a consultar derechos reconocidos constitucionalmente, ante un grupo de padres y madres acostumbrados a comulgar y juzgar.

El enfoque de género pretende: eliminar los roles rollicionalmente asignados, que perpetúan la situación de desigualdad de las mujeres en la sociedad; incluir una educación sexual integral (ESI) que oriente, de acerdo a las edades, una educación sexual responsable que identifique escenarios de vulneración a la integridad personal; y enseñar a respetar a las personas, independientemente de su género u orientación sexual.

La eliminación del enfoque de género, solo fortalece las atmósferas machistas, como las expuestas en el Sindicato de Construcción Civil de Arequipa, sus integrantes, en el año 2021, prohíbe la afiliación de mujeres, bajo el argumento de que, en el paraíso sindicalista, las ‘evas’ tentaban a los puros y castos trabajadores, condenándolos al infierno terrenal.

A personajes, como Esdras Medina, les asusta empoderar a una mujer, por temor a perder su posición. Sería mejor que la purísima, santísima y abnegada mujer no aprendiera hablar, y se dedicara al hogar. No hiciera mis cosas ni pudiera confesar. Sería mejor, desaparecerlas y no buscarlas más, porque ni el señor sabrá dónde están.

Y es que, los 88 congresistas viven en una utopía, que los hace creer que con agua bendita las cifras de adolescentes embarazadas disminuirán, porque es más fácil para ellos, rezar que educar. No somos juristas, ni menos especialistas, pero “somos padres”, responden los colectivos que no quieren enfoque de género, pero sí niñas madres.

No tienen derecho. No tienen derecho a evaluar lo que nos corresponde por ser parte de esta sociedad. No tienen derecho a consultar sobre el respeto a mi dignidad. No tienen derecho a pensar si pueden criar a niños y niñas con igualdad. No lo tienen y tampoco lo tendrán, porque somos más y vamos a batallar.

¡Inconstitucionalidad a la ley que elimina el enfoque de género!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *