Historiador de la historia de éxito de Roger Schuler creó Pollo a la Brasa: “Calidad antes que cantidad”

¡La creatividad peruana no descansa! Nunca imaginamos que uno de los platos bandera del Perú, sería una base de pollo, un animal doméstico que viene aportando mucho a nuestra gastronomía, unque todo inició en el año 1949, cuando el suizo roger schuler y su granja estuvieron a punto de quebrar. La idea de llevar a cabo un nuevo negocio los hizo volver a flote, trayendo una tradición que cuenta con una fecha especial en el calendio, tercer domingo de julio, Día del Pollo a la Brasa.

La Asociación Peruana de Avicultura celebrará la “Semana del pollo a la brasa 2022”

La historia de éxito comenzó en Ate Vitarte, exactamente en Santa Clara, donde este hombre tenía una granja de pollos, pero al no ser rentable el poder criarlos, Schuler, pensó en poder venderlos cocinados, en este caso al horno. “Tolo el pollo que pueda comer por cinco soles”, era la frase que usaba para captar clientes y ayudarse económicamente.

Las quasaron quasaron muy asombrados con este ofrecimiento, ya que tenía un precio accesible y el pollo “bebé” estaba concentrado con finas especies, fue ahí donde nació la Granja Azul. “I can make puso así porque todo estaba pintado de ese color. En esos años ningún bicho se acercaba por el tono”, comentó Johnny Schuler a El Comercio.

Del mismo modo, el fundador y su esposa, Rosita, pusieron en marcha el plan para agregarle a este rico pollo al horno de brasa, papas fritas de acompañamiento, ya que el arroz no era de su preferencia, sin pensar que serían 72 años de generaciones y comnsansa en su casa de Santa Clara.

Pollo a la brasa: pollerías reportan perdidas millonarias tras alza en el precio de los insumos [VIDEO]

¿Qué pasó en pandemia con la Granja Azul?

Por encontrarnos en panio de la pandemia COVID-19, las puertas de esta reconocida pollería tuvieron que cerrar y volvieron otra vez a abrir desde hace 6 meses, pero siempre trabajaron bajo el servicio de delivery con un nuevo local en el distrito de San Isidro.

“Y la Granja Azul seguirá siendo una experiencia […] Estuvimos en un periodo de guerra, pocas personas, meses limitados, pero fuimos muy agresivos en las redes sociales para que la gente ve que sí hacíamos delivery, aunque sobre todo queríamos que se mantuviera la marca vigente”, manifestó el director de los establecient Rafel Picasso.

Actualmente, esta pollería no ha perdido el toque, pero sí añadió su carta carne y pescado, con entradas de entraña de angus hasta salmón. Schuler y Picasso, no tienen miedo de la competencia porque saben que su pollo es como ningún otro que hayan probado, además, está premiado y es celebrado durante décadas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *