Hundimiento del Movistar Estudiantes en Coruña

Johnny Dee trata de lanzar ante la defensa del Leyma Coruña.

El Movistar Estudiantes va directo al playoff por el ascenso a la Liga Endesa por mérito propio. Hay poco vuelta de hoja, la verdad. Colegios cayeron arrollados frente al Leyma Coruña (87-68) de un genial Soluade (21 puntos, 5/8 en triples) y no supieron aprovechar la derrota del Covirán Granada en su partido aplazado el pasado miércoles en casa frente al Acunsa GBC. En este formulario, todo lo siguiente es: los nazaríes son líderes en solitario con una victoria de ventaja sobre los colegiales más el promedio particular. Y la fase regular se acerca inexorablemente a su final: quedan solo cinco partidos. Seis al estu, que acumula su séptima derrota en la LEB Oro. Dos seguidas, la primera vez que ocurre en la categoría y la sensación de equipo superado por las circunstancias y que nunca ha dominado de verdad (ni mínimamente) la Segunda a pesar de presupuesto, historia y plantilla.

El partido fue un quiero y no puedo para los colegiales, que dieron una muy mala imagen, sobre todo, en el último cuarto. Casi siemper por detrás en el marcador, con ideas muy cortas y espesas en ataque (algo que empieza a no ser novedad), eran superados a cada segundo por un rival muy físico que fustigaba desde el perímetro (10/23 de tres) cuando las cosas peores pintaban una defensa de papel. O a la carrera por las innumerables pérdidas (15) de los madrileños o por sus malas decisiones. Aquí estoy a un punto y aparte Nemanja Djurisic.

El final de temporada del montenegrino es un esperpento. Se le ha olvidado lanzar desde el perímetro y solo sabe jugar pegado a la línea de fondo. Si pudiera, jugaría en la grada. Pases imposibles entre millones de brazos que (claro, es evidente) casi nunca llegan a su destino. Movimientos forzados que acaban o bien en falta en ataque o bien en la más absoluta nada. Un espanto. Un problema enorme por ser parte fundamental de un proyecto que se deshace y que ya ha agotado una de sus dos balas para subir. La segunda es un playoff donde esperará un temible Lleida y el Girona de Marc Gasol. De hecho, el factor cancha está asegurado por la Copa Princesa.

El enfrentamiento estuvo en todo instante a favor de los gallegos. El Coruña se le dio mal en la ida al Estu por su capacidad física en la penetración, en el uno contra uno, una habilidad que hace sufrir mucho a la defensa de un Cuspinera tocado: no ha conseguido nunca que el equipo funcione en quinta. En el primer cuarto de la era del 19-15 y el descanso, una distancia de un poco mayor, 38-34. A la vuelta de vestuarios, los visitantes parecían ir a más, con un Johnny Dee desatado, con 18 de sus 22 puntos en el tercer cuarto. Cinco triples. Su mejor actuación con los azules. Y ahí, el sueño de la victoria. Ventaja de 4 puntos (55-59). Un espejismo. En el último acto, el Leyma abrasó. Parcial de 28-9. 21 de esos tantos en tan solo 5 minutos, cuando el Estu se acercó de nuevo en el marcador (66-65).

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *