La reconstrucción del Ajax

Fichar, formar, vender, y volver a empezar. Volver a fichar, volver a formar, volver a vender, y, nuevamente, volver a empezar. Hay quienes hablan del Ajax de Ámsterdam, el equipo que firmó a Zlatan Ibrahimovic del Malmö sueco por menos de 8 millones de euros, como un gran captador de talento. Por otra parte, están los que reivindican que De Toekomst, la cantera del cuadro neerlandés, es su principal aval. Esa fábrica de talento que ha ‘criado’ a lo largo de los años a jugadores de la talla de Johan Cruyff, Clarece Seedorf, Edwin van der Sar, Patrick Kluivert, Frank Rijkaard, Marco van Basten, Frank de Boer, Edgar Davids y un extenso etcétera. Del mismo modo que no les falta razón a aquellos que, aprovechando los 721 millones de euros que, solo en términos de venta de jugadores, se han embolsado los amsterdammers en la última década (más de 995M durante el siglo XXI), emplean la de “vendedor” como la definición que más se ajusta a la realidad del club. Y es que el conjunto neerlandés puede ser considerado un especialista en cualquiera de esos tres ámbitos.

Temporada tras temporada, el Ajax de Ámsterdam tiene que reinventarse en los mercados de fichajes para, a la vez que conformar un equipo competitivo con el que luchar por la consecución del título liguero y demostrar su valía en las competiciones europeas, dar cabida a los canteranos que empiezan a dar sus primeros pasos en el primer equipo. Unos jugadores de futuro que más pronto que tarde terminarán convirtiéndose, ya no solo en presente, sino en pasado. Porque dar salida a aquellos futbolistas, ya sean de la casa o foráneos, que se han revalorizado en el seno del conjunto neerlandés es el principal combustible del motor ajacied. A fin de cuentas, nunca mejor dicho, son las ventas de sus mejores jugadores las que dan continuidad al proyecto. Las que hacen posible, año tras año, la reconstrucción del Ajax de Ámsterdam.

Qué tendrán los amsterdammers para que, verano sí y verano también, a los jugadores del vigente campeón de la liga neerlandesa nunca le falten pretendientes. Y muchos. Ocho, diez o incluso doce salidas se han visto obligados a afrontar en el Ajax durante las ventanas estivales de transferencias, un equipo que si bien goza de un importante reconocimiento y prestigio en el panorama internacional, cumple, cada vez más, una clara función de trampolín. Un escaparate atractivo, a la vez que exclusivo, para sus canteranos y apuestas. Porque lo ‘bonito’ sale caro.

A lo largo de su historia, dos habían sido, hasta la fecha, los mercados de fichajes en los que el Ajax consiguió obtener más de 100 millones de euros en ganancias a través de sus ventas: 2019/2020 y 2020/2021. Los dos periodos de transferencias en los que, a excepción del de Davinson Sánchez –fichó por el Tottenham en 2018 a cambio de 42 millones de euros–, se han producido por el momento cuatro de los cinco mayores traspasos en la historia del conjunto neerlandés: Frenkie de Jong (86M€), Matthijs de Ligt (85,5M€), Hakim Ziyech (40M€) y Donny van de Beek (39M€). Y como las buenas temporadas en lo deportivo traen consigo buenas operaciones en lo económico, a los veranos de 2019 y 2020 está cerca de incorporarse el de 2022 como uno de los más fructíferos para el Ajax en términos financieros. No así en lo que a potencial de plantilla se refiere, ya que los ajacied se verán obligados una vez más a recomponer el equipo, ya sin Erik ten Hag a los mandos, para ofrecer un rendimiento óptimo durante la 2022/2023. Para que las bajas de Sébastian Haller, Ryan Gravenberch o Lisandro Martínez tengan el menor impacto posible en los resultados de los amsterdammers en la campaña que ya se aproxima.

El proyecto de Marcel Keizer había naufragado. El que fuera elegido como relevo de Peter Bosz al frente del banquillo del Ajax en el verano de 2017 apenas perduró 173 días en su cargo. A lo largo de la temporada 2017/2018, el conjunto neerlandés no solo había sido eliminado en la tercera ronda previa de la Champions League ante el Niza francés, sino que el Rosenborg noruego, rival de los amsterdammers en la fase previa de la Europa League a la que optaron tras quedarse fuera de la máxima competición continental, confirmó la ausencia del Ajax de toda competición europea durante ese curso. La 2017/2018 había empezado mal, pero terminaría aún peor. Marcel Keizer fue destituido en diciembre de ese mismo año, pero ni siquiera la incorporación de Erik ten Hag, entonces técnico del FC Utrecht, –posterior a la interinidad de Michael Reiziger– como nuevo capitán del barco ajacied sirvió para enderezar el rumbo. El conjunto de Ámsterdam vería como, por cuarta temporada consecutiva, el título de la Eredivisie les era arrebatado. El PSV Eindhoven aventajó en cuatro puntos al Ajax y se proclamó campeón de la liga neerlandesa.

Comenzaba así una nueva era en el equipo de Ámsterdam. La 2018/2019 sería la primera temporada completa de Erik ten Hag al frente del Ajax. La primera en la que el entrenador neerlandés pudo planificar, tomar decisiones y trazar las líneas de su nuevo proyecto desde el principio. Sin condicionamientos previos. Y así fue. Porque la 2018/2019 no solo pasó a ser la campaña en la que los amsterdammers volvieron a campeonar en los Países Bajos (tanto en liga como en copa) o protagonizaron, con una plantilla que apenas superaba los 25 años de edad media, tres de las eliminatorias más recordadas de los últimos años en la Liga de Campeones. La 2018/2019 dio pie a la primera gran reconstrucción del Ajax en el siglo XXI, la temporada en la que el cuadro neerlandés alcanzó, en una sola ventana de traspasos, los mayores ingresos de toda su historia.

Una, dos y hasta tres rondas previas tuvieron que superar los pupilos de Erik ten Hag durante el verano de 2018 para participar en la edición de la Champions League de esa temporada. Y por el bien del aficionado neutral al fútbol, menos mal que lo consiguieron. El Ajax dejó por el camino a Sturm Graz (5-1), Standard de Lieja (5-2) y Dinamo de Kiev (3-1) antes de encuadrarse en el Grupo E, conformado por Bayern de Múnich, Benfica y AEK Atenas, además de los propios neerlandeses. Lo que pasó a continuación es historia de la Liga de Campeones. Una de las mayores hazañas que se han visto en el fútbol europeo que, sin embargo, no tuvo el final de “cuento de hadas” que muchos le auspiciaron.

Los tres puntos y 14 goles de ventaja con los que llegaron los amsterdammers sobre el PSV Eindhoven, vigente campeón de la Eredivisie, a la última jornada de liga ante el De Graafschap les eran suficientes para poner fin a cinco años de sequía y reinar nuevamente en los Países Bajos. Y es que el 15 de mayo de 2019, días después de proclamarse campeones de la KNVB Beker (ante el Willem II, por 0-4) ocho años después de su último título copero, el Ajax celebró con una victoria (1-4) la consecución del campeonato liguero, el 34º de su historia, y el final de la temporada 2019/2020. Aunque, a buen seguro, a los pupilos de Erik ten Hag no les habría importado retrasar un par de semanas el inicio de sus vacaciones y así haber estado presentes el 1 de junio en el Wanda Metropolitano para disputar, ante el Liverpool, la final de la Champions League. No obstante, eliminar al Real Madrid en octavos de final, a la Juventus de Turín en cuartos y que, literalmente, el último segundo del partido te separe de la final no merece otro calificativo que el de “hazaña”. El Tottenham, o más concretamente un hat-trick de Lucas Moura, despertó del sueño al que se había convertido en el primer equipo en ganar en una misma temporada en el Santiago Bernabéu (1-4) y el Juventus Stadium (1-2), teniendo que remontar además ambas eliminatorias.

Aunque disputar la final de la Champions League habría sido el colofón perfecto a una temporada de ensueño, la gesta de los ajacied no fue en vano. El Ajax de Erik tan Hag había deslumbrado al continente con su juego, su desparpajo y, especialmente, sus jugadores. Sus jóvenes jugadores. La mezcla de contundencia y jerarquía de Matthijs de Ligt a sus 19 años, la calidad de Hakim Ziyech, la capacidad goleadora de Donny van de Beek, entonces con 21 años; o la visión de juego y despliegue táctico de Frenkie de Jong, también de la generación de 1997, no pasaron desapercibidos para nadie, y es que, con o sin final europea, a los amsterdammers les aventuraba un verano repleto de rumores, ofertas y, sobre todo, salidas.

Un total de 132 millones de euros se embolsó el equipo de Amsterdam durante el verano de 2019. Un dinero al que habría que sumar los 86 millones –75 fijos y 11 en variables– que pagó el FC Barcelona al cuadro neerlandés por Frenkie de Jong, aún con la temporada 2018/2019 en curso y de cara a la siguiente campaña, durante el mercado invernal. Es decir, un total de 218 millones de euros para la primera reconstrucción del Ajax. Los blaugranas quisieron adelantarse a sus competidores por el ya entonces internacional absoluto con Países Bajos y serían los primeros en estrenar las cuentas de los ajacied en enero de 2019. De entre las 12 salidas (contando también aquellos jugadores que abandonaron el club como agentes libres) que se terminaron produciendo del Johan Cruyff Arena dicho verano, destaca, junto a la del ’21’ amsterdammer, la de Matthijs de Ligt. Uno de los verdugos de la entonces Vecchia Signora de Cristiano Ronaldo terminaría uniéndose al ‘enemigo’. Y es que, tras su compatriota De Jong, el zaguero neerlandés nacido en 1999 se convirtió en el segundo mayor traspaso de la historia del Ajax: 85,5 millones de euros. Junto a estos, y otros tantos, también abandonaron el club de cara a la campaña 2019/2020 Kasper Dolberg, que marcó 12 goles con los ajacied y por cuyo traspaso el Niza pagó algo más de 20 millones, o Lasse Schöne, veterano capitán del cuadro de Ámsterdam que, tras ocho temporadas en el club, puso rumbo al Genoa de la Serie A a cambio de 1,5 millones.

Todavía resonaban en la cabeza de los aficionados ajacied la finta a Frenkie de Jong a Luka Modric o el tanto de cabeza de Matthijs de Ligt que le daba la clasificación a los suyos en Turín, pero el Ajax no tenía tiempo para miramientos. La temporada 2019/2020 había comenzado. Aunque en el verano de 2019 no abandonaron el club tantos jugadores como sus exhibiciones hicieron pensar, las salidas de los jugadores más talentosos, aquellos que llevaron al equipo de Ámsterdam a disputar unas semifinales de Champions League por primera vez desde 1997, eran simplemente una cuestión de tiempo. Mientras tanto, la directiva neerlandesa se afanó en que las ventas de varios de sus jugadores insignia durante la 2018/2019 tuvieran la menor repercusión deportiva posible. Para ello dispondrían de unas ganancias prácticamente ‘limpias’. El Jong Ajax tan solo había tenido que pagar los derechos de formación al Willim B cuando incorporó a Frenkie de Jong de su cantera, Matthijs de Ligt llevaba en los escalafones inferiores de los amsterdammers desde juveniles y por Kasper Dolberg, el tercer mayor traspaso del verano de 2019, fueron menos de 300.000 euros lo que tuvo que abonar el Ajax Sub-19 al Silkeborg danés.

Sin embargo, y a pesar de las elevadas plusvalías obtenidas por los ajacied, la inversión para la 2019/2020 fue muy inferior al dinero obtenido. De los 218 millones de euros que se embolsó el Ajax, el coste de las altas para esta temporada apenas superó los 59 millones, siendo el de Quincy Promes, que llegó procedente del Sevilla, el fichaje más caro (15,7M€). Si bien se produjeron otras incorporaciones importantes como las de Edson Álvarez o Lisandro Martínez, el grueso de la planificación deportiva del Ajax se centró en retener, al menos durante una temporada más, a varias de sus estrellas. A la continuidad de futbolistas como Hakim Ziyech, Donny van de Beek o David Neres se sumó la irrupción en el primer equipo de Ryan Gravenberch o Sergiño Dest, de 17 y 18 años respectivamente.

A falta de los últimos retoques durante el mes de agosto, la reconstrucción del Ajax durante la 2019/2020 había empezado de la mejor manera. A finales de julio, los pupilos de Erik ten Hag se proclamaron campeones de la Supercopa de Países Bajos, a la cual llegaban como dobles campeones de liga y copa, al vencer al PSV Eindhoven por 2-0. Un partido en el cual todavía participó (y marcó) Kasper Dolberg. Los de Ámsterdam, de la 2018/2019 a la 2019/2020 perdieron, ni más ni menos, que 30 goles y 20 asistencias con la docena de salidas que se habían producido. Aunque las bajas sí tuvieron mayor repercusión en los resultados obtenidos por los ajacied en las competiciones europeas, tan solo la histórica pandemia de COVID-19 impidió al equipo de Erik ten Hag revalidar el título de la Eredivisie.

La victoria por 1-3 frente al Heerenveen fue el último partido que disputaron los amsterdammers correspondiente al curso 2019/2020. Tras paralizarse el mundo, el del fútbol incluido, la KNVB, junto con los clubes, decidieron a finales de abril de 2020 no reanudar la temporada y dar por concluida la Eredivisie sin campeón, ascensos ni descensos. A falta de ocho jornadas para la culminación de la competición doméstica, el Ajax marchaba líder, empatado a 56 puntos con el AZ Alkmaar. Por su parte, en Europa, los ajacied no pudieron siquiera acercarse a la proeza de la campaña anterior. Eliminados en la fase de grupos de la Champions League como terceros clasificados, con tan solo un punto menos (10) que Valencia y Chelsea (11), los de Erik ten Hag cayeron a los dieciseisavos de final de la segunda competición continental. Con la pandemia empezando a azotar a todo el globo, los amsterdammers tampoco pudieron superar al Getafe en la eliminatoria a doble partido disputada a finales de febrero. Con la Eredivisie y KNVB Beker suspendidas, el COVID marcó el devenir de una temporada que poco o nada tuvo que ver con la histórica campaña 2018/2019, pero el recuerdo de los jugadores ajacied que maravillaron al continente aún estaba muy presente en los grandes clubes europeos.

A pesar de la ruina económica que significó la pandemia para el mundo del fútbol, y la cual aún arrastran muchos clubes, durante el verano de 2020 el Ajax volvió a ingresar, por segundo año consecutivo, más de 100 millones de euros. Más concretamente, 109,5 millones. La mitad de las ganancias que obtuvieron en el ejercicio anterior, pero también con la mitad de salidas (6) entre las ventas y jugadores que terminaron su vinculación con los de Ámsterdam. Es decir, la culminación de la temporada 2019/2020 no supuso más que el inicio de una segunda reconstrucción del cuadro neerlandés, la del curso 2020/2021.

Chelsea, Manchester United y FC Barcelona le arrebataron a algunos de los pocos nombres destacados que aún permanecían del curso anterior, así como productos de la cantera, dejando un montante de tres cifras en las cuentas ajacied. Hakim Ziyech (40M€), Donny van de Beek (39M€) y Sergiño Dest (21M€) no solo pusieron rumbo a la Premier League y LaLiga española, sino que subieron varios escalones en el historial de traspasos más elevados de la historia del Ajax. Y otra vez, a los amsterdammers le salían las cuentas. Mientras que la inversión por el marroquí fue de 11 millones de euros en 2017 –llegó procedente el Twente–, las otras dos grandes ventas del verano de 2020 correspondía a jugadores formados en De Toekomst, por lo que las ganancias eran íntegras para el equipo neerlandés. La única pega es que todos estos futbolistas, muchos de ellos historia del club, no pudieron despedirse de los aficionados sobre el césped. Las gradas, que permanecieron vacías durante bastantes meses, no les brindaron el adiós que se merecían.

En esta ocasión, la inversión de la directiva ajacied sí se acercó más a los ingresos que en 2019. Varias apuestas y algunos regresos marcaron la planificación deportiva del Ajax de cara a la temporada 2020/2021. Sébastien Haller, procedente del West Ham; Antony, que con apenas 18 años ya había despertado el interés de los clubes europeas desde São Paulo; y Davy Klaassen, jugador que salió de Ámsterdam en 2017 por casi 30 millones de euros (rumbo al Everton) en otra de las ventanas de traspasos más prolíficas en términos económicos en la historia del cuadro neerlandés –llegaron a ingresar algo más de 83 millones de euros– fueron las incorporaciones más caras. En total, los amsterdammers invirtieron 63 de los 109 millones que obtuvieron dicho verano. De esta manera, el histórico primer Ajax de Erik ten Hag había sido completamente ‘saqueado’. Dos años y medio después de que el técnico neerlandés tomara las riendas del equipo tras la destitución de Marcel Keizer, tan solo André Onana, Noussair Mazraoui y Nicolás Tagliafico, de entre los jugadores más destacados, permanecían en Ámsterdam.

El fútbol regresó a los Países Bajos en la temporada 2020/2021. Un curso en el que el Ajax no solo volvió a revalidar, esta vez sí, el título de la Eredivisie, aventajando en 16 puntos al PSV Eindhoven, sino que, tras la cancelación de la final de la KNVB Beker 2019/2020 entre Utrecht y Feyenoord por el coronavirus, los de Erik ten Hag volvieron a proclamarse campeones de copa tras vencer 2-1 al Vitesse.

Pero la 2020/2021, temporada en la que los ajacied perdieron la Supercopa de Países Bajos (0-4) ante el PSV Eindhoven y no tuvieron una participación del todo fructífera en las competiciones europeas (terceros clasificados del Grupo D de la máxima competición continental y eliminados por la Roma en cuartos de final de la Europa League), fue también una campaña en la que se produjo un breve impasse en las transacciones de los neerlandeses. Y es que 46 millones de beneficios, siendo la venta de David Neres por 12M la operación más importante del curso, se ven escasos a la hora de compararlos con los ejercicios anteriores. Pero quizás esta situación también se dio porque estaba de camino la tercera gran reconstrucción del equipo de Ámsterdam en el siglo XXI.

Con la reciente conclusión de la temporada 2021/2022, el Ajax puede estar acometiendo la que muy posiblemente sea la reestructuración más importante del proyecto ajacied de los últimos años. Y es que la directiva amsterdammer no solo tendrá que hacer frente a las bajas que ya se han producido (y seguirán produciéndose) durante los primeros compases del mercado estival de traspasos, sino que esta se vio obligada a buscarle un sustituto al que durante cuatro campañas y media ha sido el capitán del barco incluso antes de que terminase la temporada. Porque la de Erik ten Hag, nuevo entrenador del Manchester United de cara al curso 2022/2023, no es una baja cualquiera. Pero, ¿cómo ha vuelto el conjunto neerlandés a perder a varias de las que se convirtieron en sus estrellas durante el curso pasado, así como a su líder en los banquillos?

La inesperada eliminación en octavos de final de la Champions League ante el Benfica (con un global de 2-3) es el único lunar en una temporada, nuevamente, de notable alto. O incluso sobresaliente. Y es que incluso la participación europea del Ajax en la última edición de la Liga de Campeones, a pesar de caer antes de lo previsto, fue histórica. A medida que los ajacied ganaban partidos en la Eredivisie, los de Erik ten Hag hicieron lo propio en la máxima competición continental. Hasta el punto de firmar la mejor fase de clasificación de su historia con un pleno de seis triunfos. Los 18 de 18 puntos logrados por los de Ámsterdam suponían un nuevo récord de club, al superar las victorias y un empató que logró el Ajax de Louis van Gaal en la temporada 1995/1996. Con todo y con eso, el conjunto neerlandés no solo terminó como primer clasificado del Grupo C, sino que su delantero, Sébastien Haller, fue el máximo goleador del torneo continental durante la fase clasificatoria (10 goles en seis partidos) y alcanzó un récord, en su caso personal: se convirtió en el segundo futbolista, tras Cristiano Ronaldo en la 2017/2018, en marcar en todos los enfrentamientos de la fase de grupos.

Pero como las malas noticias nunca vienen solas, a punto estuvo el mes de abril de tirar por tierra todo lo positivo que había traído la temporada 2021/2022. Apenas unos días después de perder la final de la KNVB Beker ante el PSV Eindhoven (2-1), el Manchester United oficializaba el fichaje de Erik ten Hag como nuevo técnico mancuniano a partir del curso 2022/2023. El primero de un nuevo carrusel de salidas, de la enésima reconstrucción del Ajax, que en esta ocasión sí tendría una despedida acorde al trabajo realizado. Aunque con menor holgura que en la temporada anterior, el Ajax terminó la competición doméstica dos puntos por encima de su verdugo en la final copera y Erik ten Hag grabó su nombre en la historia ajacied antes de poner rumbo a Old Trafford: por tercera vez en la historia de la Eredivisie, el equipo de Ámsterdam encadenaba tres títulos ligueros consecutivos, tan solo superado por los cuatro que consiguió entre 2011 y 2014. Con el regusto amargo por la temprana eliminación europea pero el buen sabor de boca por un final de temporada con título, el entrenador que llegó a Ámsterdam para reconstruir el Ajax ponía rumbo a Manchester para hacer lo propio con los Red Devils. Pero no lo haría solo.

Con la confirmación del fichaje de Lisandro Martínez por el cuadro mancuniano, quien ha firmado con los Red Devils hasta 2027 (con la opció de ampliar un año más su contrato) a cambio de 55 millones de euros (más otros 10M€ variables), el de 2022 se une a los de 2019 y 2020 como los veranos en los que los amsterdammers superaron los 100 millones de euros en ganancias a través de sus traspasos. Es decir, la enésima reconstrucción del Ajax. Los más de 50M€ que ha desembolsado el nuevo equipo de Erik ten Hag por el zaguero argentino hacen que Lisandro Martínez sea, hasta la fecha, la venta más caro del mercado estival de traspasos en Ámsterdam, así como el tercer mayor traspaso de la historia ajacied tras Frenkie de Jong y Matthijs de Ligt. Y es que las cifras del exjugador de Defensa y Justicia superan los 31 millones de euros que ya pagó el Borussia Dortmund por Sébastien Haller. El conjunto alemán puso sus ojos en uno de los nombres propios de la pasada edición de la Champions League para reemplazar a Erling Haaland, que finalmente fue traspasado al Manchester City. Junto al costamarfileño, también han puesto rumbo a la Bundesliga tanto Ryan Gravenberch como Noussair Mazraoui, aunque en sus casos con diferente destino. El Bayern de Múnich ha pagado este verano 18,5 millones de euros por el canterano ajacied, mientras que el lateral marroquí también ha recalado en el cuadro bávaro pero en condición de agente libre. Por su parte, André Onana, que llegó a la cantera del Ajax procedente del FC Barcelona en 2015, tampoco amplió su vinculación con los amsterdammers y hace escasos días fue oficializado su fichaje como nuevo guardameta del Inter de Milán.

Hasta la fecha, el equipo de Ámsterdam se habría embolsado 105,5 millones de euros con ocho salidas en apenas un mes de periodo de traspasos. Sin embargo, son muchos y muy codiciados los jugadores con los que todavía cuenta el Ajax en sus filas y a los que ya se ha vinculado con más de un gran club europeo en lo que va de mercado. Y es que el mencionado anteriormente defensor internacional con Argentina no es el único jugador del Ajax que Erik ten Hag quiere seguir teniendo a su disposición, ya que hasta tres han sido los nombres asociados al nuevo proyecto del entrenador neerlandés desde que se ha puesto a los mandos de los Red Devils. Mientras que Jurriën Timber, zaguero cuya compra terminaron descartando para incorporar a Lisandro Martínez, fue uno de los primeros nombres en salir a la palestra, hace semanas (e incluso meses) que el de Antony suena con fuerza para convertirse en uno de los fichajes estrellas del verano en Manchester. El extremo brasileño, petición expresa de Erik ten Hag. Por su parte, el argentino Nicolás Tagliafico, quien ya manifestó públicamente su intención de salir este verano, cuenta con ofertas del Brighton inglés y el Olympique de Lyon.

Y como se prevé que las ganancias en el mercado pueden ser bastante superiores a los 105,5 millones con los que ya cuentan los amsterdammers, la directiva ajacied hace tiempo que se puso manos a la obra para recoomponer un equipo que ha sido nuevamente ‘desvalijado’. A mediados del mes de mayo, Alfred Schreuder, ex primer entrenador de Twente, Hoffenheim o Brujas (también segundo de Ronald Koeman en el Barça y durante una breve etapa en el propio Ajax) fue anunciado como nuevo técnico del conjunto neerlandés, y tras este, una vez abierta la ventana estival de traspasos, llegarían los primeros refuerzos para la plantilla. Steven Bergwijn y Owen Wijndal han sido las primeras incorporaciones de cara a la temporada 2022/2023, pero no serán las únicas. Tras los más de 40 millones invertidos entre estos dos jugadores, que han llegado desde el Tottenham y AZ Alkmaar respectivamente, los ajacied estarían ya cerca de acometer sus tres siguientes altas: Francisco Conceiçao, Brian Brobbey y Calvin Bassey.

El periodista italiano Fabrizio Romano ha confirmado los tres fichajes. Los neerlandeses han activado la cláusula de 5 millones de euros del todavía jugador del Oporto, que se someterá a los pertinentes exámenes médicos antes de firmar un contrato de cinco temporadas. Por su parte, el Ajax también habría llegado a un acuerdo por el delantero propiedad del RB Leipzig, quien ya jugó como local en Ámsterdam durante la segunda mitad del curso pasado en calidad de cedido. Tras estos dos, el conjunto de Ámsterdam pagará los 22 millones de euros pactados con el Rangers para hacerse con los servicios del joven defensor nigeriano, quien a priori ejercerá como sustituto de Lisandro Martínez.

De esta manera, los equipos europeos seguirán yéndose ‘de compras’ al Johan Cruyff Arena y al Ajax no le quedará otra que seguir revalorizando jugadores y exportando futbolistas de la casa para que la rueda del proyecto ajacied nunca deje de girar. Para que el “fichar, formar, vender, y volver a empezar” deje de ser un ‘defecto’ y se convierta, además de en la mayor de sus virtudes, en la fórmula ideal para seguir acumulando éxitos. Para que la reconstrucción del Ajax 2022/2023 sea, si cabe, más fructífera que las de 2019 y 2020.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *