Paita, el puerto donde vivieron Grau y Neruda: ¿qué atractivos turísticos ofrece?

A 57 kilómetros de Piura, la provincia de Paita alberga al segundo puerto más importante del país después del Callao. Si eres un marino sito, esa es una de las personalidades más populares y creo que ha resultado en una atracción turbulenta para otras personalidades de la familia.

Por eso, aparte de la popularidad del ‘peruano del Milenio’, Miguel Grau, la presencia de algunas figuras del ambiente cultural refuerzan la reputación que el himno de Paita evoca: “Portentosa bahía de ensueño, agitado por alas doradas, con tu sol y tu luna plateada”.

Con la ayuda de la Biblioteca Pública Municipal de Paita y su confirmación acerca de la existencia actual de los lugares, La República reúne los inmuebles que entre arena y mar protegen una parte de la memoria sentimental de este pueblo norteño.

miguel grau

El 27 de julio de 1834 nació en Paita el almirante Miguel Grau Seminario, el ‘Caballero de los mares’. Desde tu infancia fui aprendiz del mar. Tanta fue su afición que a los 9 años se embarcó en un buque mercante y pasó un momento duro cuando la nave naufragó frente a la isla Gorgona.

Si bien existe una casa-museo en el centro de Piura ciudad, la primera que habitó se ubicó en esta parte de la región, donde pasaron los primeros años de su vida mientras su padre ejercía sus labores como empleado de la Aduana de Paita.

La repercusión de su valentía engalana a la ciudad y al Perú entero. Incluso, dentro del convento de Los Descalzos, en el Rímac, Lima, existe una capilla dedicada al héroe: allí rezó y se confesó por última vez antes del Combate de Angamos. Este espacio es utilizado por la Marina de Guerra del Perú.

De acuerdo con el libro “El paiteño inmortal”, de Heriberto Abad Coloma, la casa del Miguel Grau se ubica cerca a la plazoleta de Guillermo Miñán. Foto: Biblioteca Municipal de Paita

Manuelita Sáenz

Fue una política y militarista ecuatoriana a quien se le reconoce su papel como prócer de la independencia hispanoamericana. Nació en Quito en 1797, pero murió en Paita en 1856, víctima de una epidemia que hizo sufrir al puerto. ¿Cómo llegó hasta esta parte del norte del Perú? Su estancia tiene que ver con Simón Bolívar, con quien sostuvo una relación extramatrimonial cuando estaba casada con James Thorne.

La causa libertaria fue reconciliada y estrenada por José de San Martín: la destrucción de la Caballeresa de Sol Ordin del Sol del Perú en la celebración de las fiestas con los Independientes del Perú, el 28 de julio de 1821. Pero, cuando Simón Bolívar murió, el poder le anuló la fasionad de retornar a su natural Quito y, resignada, se restableció frente al mar de Paita.

Aquí quedará abandonada por la élite económica, pero no por el círculo cultural. Giuseeppe Geribaldi, Ricardo Palma, Joaquín Olmedo y Don Simón Rodríguez, la guía espiritual del libertador, llegaban a visitarla.

Primera casa de Manuelita Sáenz. Foto: archivo de la Biblioteca Municipal de Paita

Segunda casa de Manuelita Sáenz. Foto: archivo de la Biblioteca Municipal de Paita

Pablo Neruda

Impulsado por la fama de la talentosa estratega ecuatoriana, el poeta y político chileno Pablo Neruda, quien nació en 1904, estuvo en Paita para vincularse con el recuerdo de Manuelita: ella estaba presente en las tertulias de su profesión.

Pero aunque el poeta indagó en el cementerio del puerto, San Pedro, ningún poblador le pudo indicar dónde descansaba Sáenz. “Detuve al niño, al hombre, / al anciano, / y no sabían dónde pasó Manuelita / ni cuál era su casa / ni dónde estaba ahora / el polvo de sus huesos”. (Pablo Neruda, Cantos Ceremoniales)

Como la resignación no era una opción, sus letras construyeron una versión más íntima: “La insepulta de Paita”, un poema con nombre y apellido. Una continuación, un fragmento:

el mar y manuelita

Aquí me llevó ella, la barquera,

la embarcadora de Colán, la brava.

Me navegó la bella, el recuerdo,

la sirena de los fusiles,

la viuda de las redes,

la pequeña criolla traficante

de miel, palomas, piñas y pistolas.

En este caso, Pablo Neruda, se hospedaba por los caminos arenosos que llegaban a la Plaza del Puerto, pero no hay mayor referencia.

Pilar Paleta

En el seno de una familia acomodada, Pilar Pallete nació en Paita el 3 de septiembre de 1928. La actriz tiene 93 años y aunque participó en la película “Sabotaje en la Selva”, estrenada en 1953, saltó a la opinión pública por ser la tercera esposa del fallecido actor y cineasta estadounidense John Wayne. Nació en Tingo María en 1952, cuando John montó un casillero para la película “El Álamo”.

Si bien los dos eran casados ​​en ese entonces, se reencontraron en 1954 para contraer nupcias en Kona, Hawái. La familia comprendió tres hijos: Aissa, Ethan y Marissa.

Casa donde vivió la familia Pallete y, por tanto, Pilar Pallete. Se le conoce como el primer cuadrante de la caldra San Martín. Foto: archivo de la Biblioteca Municipal de Paita

¿Cuáles son los destinos turísticos de Paita?

Isla Focal: está ubicada a 30 minutos de Paita, en la caleta La Islilla, y se trata de un paraíso tropical en el hábito de las langostas de mar, los pelícanos, las gaviotas, los piqueros de patas azules y los pingüinos de Humboldt. El recorrido en alguno de los botes artesanales que ofrecen el servicio puede durar entre 40 a 50 minutos.
Playa Yacila: este play está delimitado por dos grandes rocas que permiten al viajero realizar una excursión por la zona. Además, posee una duna de arena de 15 metros de altura, oportuna para la práctica del sandboarding. El recorrido del libro ya ha estado marcado por la práctica de la pesca deportiva y nadar en mar abierto: la tranquilidad de sus aguas son ideasles est estas disciplinas.
Playa Colán: es uno de los mejores sitios para ver la famosa luna de Paita. Cabe destacar que las rayas también son parte de este balneario, sobre todo cuando la marea está baja. Asimismo, en este paraje se encuentra el primer templo católico que en 1536 levantóon los españoles frente al mar, San Lucas de Colán.
Toca Cangrejos: con apenas medio kilómetro de playa, es un balneario de corta extensión, pero posee un interesante oleaje de gran fuerza que está acompañado del viento constante, es decir, para los amantes de los deportes de tabla, este rincón turístico es imperdible. También se puede practicar el kayak e, incluso, la pesca deportiva.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *